martes, 13 de octubre de 2009

El Quinazo de Calderón: El Sabadazo




¿Cómo andan mis dos lectores mundialistas? ¿Ya vieron cuánto paga la FIFA a las selección que van al mundial? Si tan solo mis jefes me hubieran puesto ocho horas diarias a patear una pelotita....pero bueno a darle a lo que nos toca y hoy nos toca el Sabadazo.

Todo empezó el pasado 5 de octubre cuando la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) negó la toma de nota a Martin Esparza como Secretario General del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). La toma de nota es una especie de aprobación, por parte del gobierno, al nombramiento de un líder sindical; ósea que en otras palabras la STPS no reconoció a Esparza como líder del sindicato. Para lo anterior la STPS argumentó presuntas irregularidades en el proceso electoral entre las que se encuentran las siguientes:

1. De acuerdo a las listas 8,572 agremiados tienen derecho a votar, pero en las cláusulas aparecieron 12,399.

2. En 10 de las 12 divisiones del Sindicato aparecieron más votos que posibles votantes. Por ejemplo:

2.1 En la División Juandhó, donde está adscrito Esparza, votaron 1,092 personas (entre trabajadores activos y jubilados) pero sólo hay 357 en el padrón.

2.2 En la División San Ildefonso hubieron 928 votos con sólo 645 electores.

2.3 En Lechería votaron 3,116 en un padrón de 1,759.

Esparza le respondió a la negativa de la STPS diciendo que se venía una semana de movilizaciones y que iba a recurrir a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Congreso para evitar que el Secretario de Trabajo, Javier Lozano, se siguiera metiendo en los asuntos del SME. Inclusive planteó la posibilidad de iniciar un juicio político en contra de Lozano en la Cámara Baja. Por su parte, el vocero del Sindicato, Fernando Amezcua, dijo que se ampararían ante un juzgado de Distrito y que sin problemas continuarían con la dirección del gremio "Todo lo vamos a hacer vía la condición jurídica, ir hacia adelante en esas instancias que nos quedan".

El seis de octubre Martin Esparza aseguró que César Nava, presidente nacional del PAN, intervino en la elección interna del SME mientras era secretario particular de Felipe Calderón. "Chequen ustedes, se puede checar, yo se lo dije directamente al Secretario de Trabajo, al mismo Ejecutivo Federal, que no se metieran en el proceso electoral y que checaran la agenda de César Nava cuando era particular, cuando tenía citado al Tesorero [Alejandro Muñoz, quien compitió con Esparza por la dirigencia del Sindicato en las elecciones que mencionamos arriba] para poderlo recibir en los Pinos". A esto Nava le respondió lo siguiente: "En ningún momento me reuní con la oposición del Sr. Esparza, ni mucho menos participé en alguna actividad de financiamiento. Me parece que en el fondo hay un intento de convertir esto en un asunto partidista, que no lo es y no lo convertiremos en ello, es un asunto estrictamente laboral que está en manos de las autoridades y así debe permanecer".

El mismo seis de octubre Esparza mencionó que había intereses muy fuertes detrás del conflicto en el SME. "El tema de la red de fibra óptica, es un tema donde prácticamente se tienen mil 100 km. de fibra óptica y eso es lo que quieren quedarse".

Ante el conflicto la SEGOB dijo que si el SME afectaba a terceros el Gobierno Federal y el Distrito Federal estaban obligados a intervenir para evitarlo. Por su parte el Secretario de Trabajo Javier Lozano dijo que si en el marco del conflicto que se vive con el SME se ponía en peligro la prestación del servicio eléctrico, el Estado Mexicano estaba obligado a intervenir y agregó "no creo que se atrevan a una acción de esta naturaleza, no lo amerita el caso". También mencionó que el Estado sólo podría ocupar las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) si se ponía en riesgo la prestación del servicio.

Para este segundo día de conflicto ya se empezaba a perfilar cómo se iba a dar el conflicto: el gobierno con una actitud de 0 tolerancia y con un sindicato que acusaba al gobierno de haber generado el conflicto.

El siete de octubre Martín Esparza fue a la Cámara de Diputados donde fue recibido por una comitiva de legisladores pejistas: Muñoz Ledo (PT), Jaime Cárdenas (PT), Ifigenia Martínez (PT), Fernández Noroña (PT), Teresa Guadalupe Reyes (PT) y Rosendo Marín (PRD). Ahí dijeron "para nosotros ustedes son la dirigencia y le damos todo el apoyo de los diputados del movimiento y del movimiento". Aquí Esparza aprovechó el foro para hablar sobre la intervención de Nava en las elecciones internas del SME y de "todo el aparato de los medios" y también hizo gala de sus dotes de demócrata cuando dijo "somos el único sindicato donde votan los jubilados".

En la noche de Esparza dijo que el SME emplazaría a huelga en los próximos días a LyFC por incumplir su contrato colectivo de trabajo y añadió que "de fondo quieren liquidar la empresa, quieren acabar con el contrato colectivo". Reprochó que SEGOB se negara a recibirlo y que además Gómez Mont hubiera declarado que no iban a permitir actos que dañaran a terceros; de igual manera, dejo entrever la posibilidad de una alianza con AMLO ya que como parte de sus acciones de defensa sindical iba a convocar a un frente nacional y que por afinidades ideológicas no descartó que se pudiera unir al Frente Amplio Progresista (FAP).

Este día entró a la escena un personaje muy importante: el peje.

El 8 de octubre el PRD, AMLO y el PT respaldaron a Martín Esparza y criticaron a Javier Lozano. Lo anterior lo hicieron uniéndose a la marcha del SME que tenía como objetivo llegar a los Pinos para dialogar con el Ejecutivo. El Movimiento en Defensa de la Economía Popular, el Petróleo y la Soberanía (pejista) también se unió en este respaldo.

Por su parte, la cámara baja, sin el apoyo del PAN, exhortó a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a resolver los comicios internos del SME. El que presentó la propuesta de dicho exhorto fue el diputado perredista y dirigente de los telefonistas Francisco Hernández Juárez quien advirtió que la Cámara no tenía elementos para determinar o calificar las posibles irregularidades en los comicios y no tenían atribuciones para emitir una resolución al respecto; y añadió que el Secretario de Trabajo no tenía derecho a negar la toma de nota si no hay una decisión de las autoridades laborales competentes.

Inició la marcha y luego luego salió Alejandro Muñoz (el que se quejaba de fraude en las elecciones internas) y dijo "es cuestión de fijarse, hay más charros que electricistas, gente que le debe favores a Esparza. Pueden ir dos mil o tres mil electricistas, el gremio tiene 65 mil. La marcha no representa al SME". Después de paralizar la ciudad sabroso, los electricistas llegaron a Los Pinos y Martín Esparza, Fernando Amezcua (secretario del exterior del SME), José Humberto Montes de Oca, Luis Rolando Moreno y Pablo Rodríguez entraron a las oficinas de Luis Felipe Bravo Mena (secretario particular de Calderón) para dialogar mientras afuera se quemaban muñecos de cartón de Javier Lozano y Felipe Calderón. A los 60 minutos salieron los líderes sindicales y el Ejecutivo emitió un comunicado donde se decía que "el Lic. Bravo Mena escuchó con atención los argumentos del señor Esparza respecto a la situación que se vive al interior del SME y de LYFC". Por su parte Esparza aseguró ante sus agremiados que no permitirían ni la venta de la compañía ni la conclusión del contrato colectivo y también se dio el lujo de exigir que cesaran la campaña mediática y la persecución de la cual eran víctimas él y otros líderes sindicales. Amezcua dijo que la reunión "fue totalmente abierta y esperamos que haya una respuesta positiva el lunes. Ellos dijeron que iban a tomar cartas en el asunto y principalmente sobre el asunto de la entrega de la toma de nota al señor Martín Esparza".

El 10 de octubre amaneció con Esparza exigiendo a la Presidencia el pago de las cuotas sindicales que otorga LyFC a electricistas ya que, argumentó, más de 700 familias dependen de esos recursos. Por su parte la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación en contra de Martín Esparza por falsificar una factura de $138,000 que fue cubierta con lana del gremio. La PGR intervino porque el pasado 2 de octubre Alejandro Muñoz había denunciado el supuesto ilícito.

Todo iba como siempre hasta que a las 22.40 horas, mil policías federales ingresaron a las oficinas de LyFC en la Col. Tlaxpana. Entraron saltándose la barda y prohibieron la entrada a los trabajadores que iniciaban labores a las 23 horas. A las 23.50 llegaron dos tanquetas antimotines por si había alguna bronca.

En chinga, el 11 de octubre en las primeras horas, se reunieron más de 100 trabajadores afuera del SME para realizar un mitin protestando por la ocupación de la Policía Federal. Sin perder tiempo Amezcua responsabilizó al Gobierno por cualquier afectación en el abasto de energía eléctrica en el centro del país y aseguro que la ocupación era ilegal. "Es una arbitrariedad. Estábamos en proceso de diálogo, esperando una respuesta de Los Pinos. La empresa estaba violando el Contrato Colectivo de Trabajo al no pagar las cuotas sindicales de los trabajadores, pero se le iba a demandar no había un emplazamiento a huelga, porque no se está llevando a cabo ninguna revisión contractual o salarial".

Por la noche el Presidente emitió un decreto de liquidación de LyFC. Documento que se publicó en el Diario Oficial de la Nación y donde decía que el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) tomaría bajo su cargo los bienes para que se siguiera otorgando el servicio público de energía eléctrica en el centro del país."La comprobada ineficiencia operativa y financiera del organismo descentralizado en cuestión, permite llegar a la conclusión de que, siguiendo el principio de ejercicio eficiente del gasto público, Luz y Fuerza del Centro debe extinguirse; ello fundado en que su funcionamiento ya no resulta conveniente desde el punto de vista de la economía nacional y del interés público por las razones que ya se han manifestado". En dicho texto se estableció que se respetarían los derechos laborales de los trabajadores y las indemnizaciones se harían conforme a lo dispuesto en el Contrato Colectivo de Trabajo y la Ley Federal del Trabajo; también se garantizó el pago de las jubilaciones.

Así andaba el business cuando aparece Esparza y dijo que ante la provocación del Gobierno había que responder movilizando a la clase obrera con el objetivo de buscar el diálogo con el Ejecutivo."No echen las campanas al vuelo, no va a ser nada fácil terminar con nuestra organización sindical, pelearemos hasta el límite de nuestras fuerzas para mantener nuestra fuente de trabajo y nuestro sindicato, siempre en el marco del derecho y las libertades constitucionales.".

Se anunció que el personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) iba a reemplazar al personal de LyFC con puro personal de confianza sin descartar utilizar al personal liquidado de LyFC. En una primera etapa iban a ser 3,500 trabajadores y esta cifra iba a aumentar hasta llegar a las 8,500.

Noroña (PT y AMLO), por su parte, dijo que desde el Congreso iban a impedir la liquidación de LyFC así como también iban a evitar que Lozano entrara al recinto el jueves cuando tiene programada una comparecencia. Labastida (PRI) dijo que: "Se sumaron varias fuerzas, el agravamiento de los problemas financieros y operacionales de la compañía, el crecimiento del robo de luz, sus deficiencias operativas y la crisis que vive el País. No había otra salida. Existen problemas serios desde hace mucho tiempo, pero que en lugar de haberse corregido, se han agravado.". El PAN dijo que "El Partido Acción Nacional respalda de manera enfática y sin duda la decisión del Presidente". Y por su parte, el grupo parlamentario del PRD respaldó al SME, calificó la toma de las instalaciones como ilegal e irresponsable y dijo que era el primer paso hacia la privatización y que este movimiento generaría el despido de 500 mil trabajadores y una crispación social y política.

Esparza se reunió por 90 minutos con Gómez Mont y saliendo de dicha reunión dijo que no tenían previsto llevar a cabo acciones de sabotaje, sino que utilizarían la vía jurídica y que sería la Asamblea quien definiera las acciones a seguir. Por su parte Gómez Mont dijo que no se iba a derogar el decreto y que no retirarían a la fuerza pública y entonces Esparza utilizó la única carta que han utilizado y dijo: "Entonces nosotros fuimos claros, en el momento en que ya no haya personal sindicalizado en ninguna de las instalaciones (de Luz y Fuerza del Centro), la responsabilidad la asume el Gobierno federal en cuanto a mantener la continuidad del servicio de energía eléctrica en la zona más importante del País".

La Asamblea de la que hablaba Esparza en el párrafo anterior se reunió y acordó efectuar movilizaciones durante la semana para revertir el decreto presidencial así como campañas de propaganda y se declaró al SME en Estado de Emergencia.

El día más importante para el futbol mexicano (ósea el 12 de octubre fecha de nacimiento del América) el SME pidió a los jubilados no cobrar sus pensiones en lo que procedía el ampara contra la liquidación de la compañía. Por su parte el gobierno dijo que los trabajadores tenía un tiempo determinado para cobrar sus indemnizaciones y que si no lo hacían iban a ir perdiendo dinero de las mismas por cada día de retraso.

Se habilitaron bancos para que los ciudadanos pudiéramos pagar las cuentas y Gabriel Reyes (consultor del SME) dijo que Calderón no tenía facultades para decretar la desaparición de LyFC porque ésta fue creada por mandato de Ley por el Congreso y por lo tanto sólo el Congreso lo puede desaparecer e invitó a los legisladores a promover una controversia constitucional porque el Ejecutivo habría violado la esfera de sus atribuciones. A esto la SEGOB se limitó a responder "nosotros sostenemos que lo que hemos hecho está completamente apegado a la ley".

El 13 de octubre, ósea hoy, el gobierno dijo que estimaba un ahorro de 18,000 millones como resultado de la desaparición de LyFC. Esparza retó a Calderón a tener un debate televisivo, los gobernadores del Estado de México (Peña Nieto), Hidalgo (Chong) y Morelos (Adame) respaldaron la decisión de liquidar la compañía y Ebrard exculpó al SME diciendo: "A mí me parece un exceso que los estén culpando de la situación de la compañía, pues ellos no la dirigen. El sindicato no es el director de la Compañía de Luz."

Mis dos lectores así está el business y ahí les va mi opinión. De entrada yo soy una persona que cree que el sindicalismo corporativo es uno de los problemas más chonchos del país; el SNTE, el SME, la CTM, el sindicato de PEMEX y demás son una rémora del sistema. Una vil sanguijuela que se la pasa extorsionando al gobierno: o me das lo que quiero o dejo de dar clases/surtir gasolina/dar servicio eléctrico/etc. y además te paralizo el país con marchas. OJO creo que los sindicatos son necesarios porque si no los empresarios pasados de verga explotarían a sus trabajadores, pero los grandes sindicatos ya están tan viciados que ahora sirven para todo menos para defender al trabajador. Aplaudo que Calderón hubiera tenido los huevos para hacer lo que hizo. También, como politólogo, me parece que la manera en la que lo hizo fue una obra de arte. ¿Quién coños se esperaba esto? Los recibe un día para negociar y al día siguiente ¡huevos! Les cierran el changarro.

Ahora por ahí he oído que Calderón es un maricón por meterse con los del SME y dejar intactos los demás. Sobre esto yo creo que las personas que dicen lo anterior están perdidas, desubicadas y no entienden nada de política. En la política si tienes un enemigo tienes que saber administrar tus batallas y, de preferencia, sólo atacar cuando sabes que puedes ganar. El SME estaba dividido por pedos internos, qué mejor momento para partirles su madre.

Para que una operación de esta magnitud funcione es necesario atar muchos, pero muchos cabos lo cual me hace pensar que esta maniobra se venía planeando desde hace un buen rato o sino ¿cómo me explican que el PRI, el otrora defensor del corporativismo sindical, no este en pie de lucha para defender al SME?

Por otra parte también me parece deprimente que la izquierda mexicana, en vez de estar planteando batallas progresistas, este peleándose por mantener privilegios corporativistas. Según yo sé, es la derecha la que siempre busca mantener el status quo y la izquierda la que lo quiere cambiar y de hecho este es el discurso que maneja AMLO.... una vez más se ve que desgraciadamente la izquierda mexicana tiene muy poco de ideológica y mucho de pragmática (yo me voy con el que me garantice más votos).

Lo que sí resta por hacer es vigilar muy de cerca que Calderón no quiera privatizar la energía eléctrica. Si no lo hace yo defenderé la desaparición del SME...

Sé que es un post muy provocador y ESPERO que uds., mis lectores, se tomen el tiempo de comentarlo. Convénzame que estoy equivocado o denme argumentos a favor pero no sean indiferentes....

6 comentarios:

Claus dijo...

Gracias....

Roberto tu compañero del Tec dijo...

Víctor, este asunto del SME nos permite ver, nuevamente, que quienes se dicen de "izquierda" son realmente los conservadores que se oponen a mejoras. Sólo usan esta etiqueta progresista para ganar votos y, con ellos, dinero de los contribuyentes a través del IFE.
También nos muestra cómo arrebatan, por lo mismo, cualquier bandera: en este caso la de los privilegios corporativistas que, como bien señalas, era del PRI.
Esta dizque "izquierda" pelea por la ineficiencia y no se preocupa por los ciudadanos que la sufrían. ¿Cuándo tendremos en México la izquierda que necesita?
Por cierto ¿Alguien ha visto o escuchado de alguna manifestación de los consumidores defendiendo a Luz y Fuerza? Yo no

Zoomy dijo...

De nada Claus, más bien gracias por leerme. A ver si la próxima vez te animas a dejar un comentario de más de una palabra.... pero si no tus palabras siempre serán bienvenidas.

Zoomy dijo...

Roberto estoy de acuerdo contigo. Pareciera que los que pagamos la luz somos los menos importantes en todo esto.... Que bueno encontrarte por aquí. Nos andamos leyendo.

niuni dijo...

Nice! Aplaudo el hecho de que Calderón haya tenido los huevos de cerrarla! esto obvio es algo que se venía planeando desde Fox... pero le dio miedo... Además se por algunas fuentes que los trabajadores y el sindicato estaban advertidos de esto desde hace 2 años o un poco más... se le indicó que fueran viendo q onda con sus vidas y sus chambas, además del programa de reincorporación de trabajadores a CFE que tmb tiene un ratooote armandose... es un largo e interesante tema... ahi luego lo retomamos!
felicidades! amo tu blog!;) je

Tilo dijo...

cuanto le pagan a las selecciones que an al mundial, pues